La puesta de sol

El anochecer en la isla es un acontecimiento que cada día emociona a miles de personas. El crepúsculo más multitudinario ocurre en la costa de Ses Variades, en Sant Antoni, donde los Dj’s más conocidos ponen música al abrazo del sol con el mar, hasta que el ocaso tiñe de rojo todo el horizonte. Probablemente, es el atardecer más impresionante del Mediterráneo. Cada día reúne a una multitud en los bares y en las rocas, en yates y veleros y no faltan quienes prefieren disfrutar de ese momento viajando en globo, en parapente o bañándose en el mar. Cuando el astro se oculta, la multitud se funde en un aplauso.

Otros anocheceres inolvidables se pueden contemplar en Platges de Comte. Para quienes prefieren un entorno más solitario, el enclave ideal es el acantilado de Cala d’Hort, frente a Es Vedrà. La silueta del islote rodeado de aguas turquesa, es una de las imágenes más emblemáticas de Ibiza, que ha atraído a hippies y todo tipo de estudiosos de fenómenos enigmáticos.

La isla ofrece muchos rincones solitarios para despedir el día y el reto es descubrirlos. Sin duda, otro de los escenarios más impactantes es Benirràs, en el norte, la cala preferida de muchos hippies que acompañan el atardecer con el ritmo de los tambores. Los acantilados de Sant Joan, Cala Tarida y Cala Vedella, son otros escenarios sublimes para disfrutar el ocaso.

Si pasas el día entero en Es Cavallet o en Ses Salines, también puedes disfrutar del atardecer en ambas playas o, si prefieres un rincón especial, acércate a la estatua de El Salinero, frente a la iglesia de Sant Francesc, un icono de Ibiza que se ilumina con los últimos rayos de sol y sus destellos sobre los estanques de sal. En la misma zona, otro de los lugares de peregrinaje para vivir el ocaso junto al mar: Es Cap des Falcó.

Y tras la puesta de sol, la noche puede empezar en lugares tan distintos como un mercadillo hippy o con una cena romántica en mitad del campo o al borde del mar. Para las copas, hay lugares muy de moda donde se reúne la gente más guapa y muchos famosos, como en algunos beach-clubs o lounge-bars. Para quienes quieren una copa tranquila, el Puerto de Santa Eulària alberga la calma y el largo paseo marítimo de Sant Antoni ofrece bares para todos los gustos.

El día
Ver más
La puesta de sol
Ver más
La noche
Ver más
Playas
Ver más
Gastronomía
Ver más
Shopping
Ver más
You don't have permission to register