La noche

El barrio de La Marina y su prolongación en la Calle de la Virgen son el epicentro del ambiente LGTB en Ibiza. Y curiosamente hay un punto de referencia para empezar la noche. Se trata del único monumento que existe en el mundo dedicado a un pirata: la estatua al cosario ibicenco Antonio Riquer. Desde el peculiar obelisco se puede observar la riqueza y la diversidad del puerto de Ibiza, convertido cada noche de verano en un escenario privilegiado por donde desfilan las indumentarias más atrevidas y provocadoras, bajo un espíritu multicolor de libertad.

Cuerpos semi desnudos exhiben su esplendor y belleza, adornados con accesorios creativos que marcan tendencia como cadenas, plumas, correas, antifaces o lencería erótica, acompañados de maquillajes muy sofisticados, pelucas multicolor y a menudo sobre plataformas que desafían las reglas del equilibrio. Caravanas desinhibidas recorren las calles con alegría en un ambiente cosmopolita que reivindica la diversidad como lema y el orgullo de ser almas libres como actitud.

La originalidad se convierte en la única regla en un universo sin convencionalismos, donde priman la mezcla y la búsqueda de nuevas experiencias. Las calles del puerto de Ibiza son un hervidero de vida, una puerta abierta a los encuentros, las oportunidades, las miradas y las sonrisas. El pintoresco barrio de La Marina tiene un encanto especial, único en el mundo, que identifica el alma de Ibiza: Por sus calles circula todo tipo de público y de todas las edades, en una atmósfera de respeto y tolerancia que no pone candados a la imaginación.

Niños, adultos, familias, parejas y amigos de todo el mundo y de las más diversas aficiones y tendencias disfrutan de sus vacaciones en la isla en un entorno donde reina la empatía y la naturalidad. Vivir y disfrutar parecen la única urgencia.

El colectivo LGTB encuentra un ambiente multicolor y las más variadas ofertas y servicios en la Calle de la Virgen, que discurre en paralelo. Desde restaurantes cool, a lugares de copas, pasando por las tiendas más originales y las propuestas más subversivas. La Calle de la Virgen es el lugar donde mirar y dejarse ver, una puerta abierta a las sorpresas y un lugar que reivindica Ibiza como el icono indiscutible donde ondea con orgullo la bandera gay. Un lugar mítico, que se reinventa cada año. La Calle de la Virgen marca tendencia cada temporada y renueva el liderazgo de la isla blanca como paraíso LGTB.

Después de las primeras copas, las fiestas se suceden en las macrodiscotecas de Ibiza: Pachá, Amnesia, Privilege, Es Paradís, Hï… Por algo se consideran las mejores discotecas del mundo y todas ellas ofrecen fiestas de estética y contenido gay a lo largo de la semana. Son templos de la música, el espectáculo y el glamour que desafían a los convencionalismos y crean nuevas producciones que después se convierten en iconos de la aldea global.

El día
Ver más
La puesta de sol
Ver más
La noche
Ver más
Playas
Ver más
Gastronomía
Ver más
Shopping
Ver más
You don't have permission to register